1Santa Fe
Clima extendido de la ciudad de Salta Temperatura: 16ºC
Humedad: 82%
Presión: 882.49 hPa

alquiler de carpas para eventos
Hoteles Buenos Aires

Circuito Andino o Puna San Antonio de los Cobres - La Poma - Tolar Grande - Santa Rosa de Tastil

Durísimas condiciones climáticas, la capital de una provincia que ya no existe, reservorios arqueológicos y el volcán arqueológico más alto del mundo guardando el sueño de tres niños durante quinientos años… Intensa y enigmática, nos permite por un instante espiar sus secretos.


Las durísimas condiciones climáticas de la Puna no impidieron que desde las épocas ancestrales, se asentaran poblados en distintos lugares de su extensión.  Las localidades que hoy conocemos y los vestigios de las antiguas culturas, que se evidencian en objetos y costumbres, son muestras de la adaptación de la que fueron capaces.

Los rostros de los pobladores trasuntan la geografía en la que se desarrollan sus vidas, reconcentrados, enigmáticos, silenciosos.

La naturaleza les provee elementos con los cuales realizan valiosas artesanías, a partir de las espinas de cardón y la lana de ovejas y llamas.

Geografía de la Puna: es una extensa planicie desértica, cuyas alturas superan los 3500 m.  Fría, con intensa radiación solar, fuertes vientos y drásticas variaciones de temperatura.  La región puneña es compartida entre Argentina, Chile, Perú y Bolivia.

Se reconocen tres bioregiones: la prepuna o monte, la puna propiamente dicha y la zona altoandina, como se ve en la descripción del Parque Nacional Los Cardones.
Desde el punto de vista hidrográfico la Puna es una cuenca que se alimenta del agua de los deshielos y las escasas lluvias del verano.  Algunas lagunas destacables son Pozuelos  y Guayatayoc donde desaguan ríos de la zona, temporarios y de escaso caudal.  Por el norte se encuentra la cuenca del río Iruya que desemboca en el Bermejo.

Hay vertientes y aguas termales como las de Pompeya.

En esta región hay vario volcanes, algunos en actividad, y aquí se halla el volcán más alto de todo el planeta, que cobró renombre porque en su interior se encontraron los niños depositados hace más de 500 años: el Llullaillaco.

Los niños del Llullaillaco: Se supone que los niños encontrados en el interior del volcán fueron depositados allí con vida, posiblemente narcotizados pues se encontraron restos de coca entre los objetos que los rodeaban.
Estaban conservados perfectamente, por eso es un error considerarlos “momias”, ya que no fueron eviscerados ni sometidos a ningún proceso de conservación. 

Según el Diccionario Quechua de González Holguín, el nombre está compuesto por dos vocablos: Llulla, mentira,  cosa engañosa, y Yacu o Icao, que quiere decir agua. La conclusión es que su nombre sería agua engañosa o agua mentirosa, lo cual tiene relación con una característica de este volcán; se sabe que los volcanes de gran altura poseen reservorios de agua en su interior si están coronados por nieves; en cambio el Llullaillaco tiene reservas de agua más bien escasas, concentradas en pequeñas lagunas de altura.

Las alturas del volcán eran accesibles por tres caminos construidos por los Incas, recientemente se ha descubierto el último del lado sudoeste.

Tenían un gran simbolismo y se puede imaginar su difícil construcción en un clima tan duro; se ha encontrado que nivelaban el piso con muros de piedra y colocaban postes en las curvas como señalización.

El ancho de los caminos era de entre 1,50 a 2 metros y por ellos deben haber ascendido los niños hasta la cima del volcán, en su lento camino hacia la eternidad.

Volcán Llullaillaco: Se eleva a 6.739m.s.n.m. y es uno de los más altos del mundo. La zona es peligrosa porque hay campos minados.  El volcán emerge, solitario en medio de la nada, elegido por los antiguos para sus ritos milenarios.

El ferrocarril a Chile: Si bien la montaña guarda riquezas minerales, desde un primer momento se advirtió la dificultad de su explotación pues la única forma de llegar con alimentos y bebidas para los campamentos era a lomo de mula.

A fines del s.XIX surgió la idea de construir un ferrocarril que llegara hasta Chile, para facilitar la vida de los mineros e incrementar el comercio entre ambos países.

Este ferrocarril pasaría por el paso de Huaytiquina, que se utilizaba para arriar el ganado desde los tiempos de la colonia.

En 1921 los estudios topográficos demostraron que se podían sortear las dificultades utilizando un sistema ferroviario llamado “de cremallera”.

El Ingeniero Maury se hizo cargo de la obra y se construyeron túneles, puentes y el viaducto La Polvorilla, de 64 metros de alto, postal ineludible del Tren de las Nubes.

Finalmente en 1948 se logró que el ferrocarril atravesara los Andes por el paso de Socompa.

Este recorrido incluye las ciudades de San Antonio de los Cobres, Santa Rosa de Tastil y sus reservas arqueológicas, Tolar Grande y  el blanco horizonte de las Salinas Grande.

Se sale temprano de Salta capital, para llegar, cerca del mediodía, a este poblado que supo ser capital de la Gobernación de Los Andes. 

La Gobernación de Los Andes

El periódico El Tribuno de Salta, en su edición del 18 de junio de 2000, publicó un trabajo del profesor Félix Alberto Montilla Zavalía  sobre los primeros años de ese extraño y mítico territorio de donde hemos extraído estos datos.

Primero debemos mencionar que el status de “Gobernación” era diferente al de “Provincia”; inclusive esta desigualdad entre territorios nacionales se mantuvo hasta que se provincializó la última gobernación que es la actual Provincia de Tierra del Fuego. 

El primer gobierno federal asumió la tarea de fijar los límites de la Confederación Argentina, y según las ideas de la época le correspondía todo el viejo Virreinato del Río de la Plata. 
Paraguay, Chile y Alto Perú ya habían sido reconocidos, y se mantenía una cuestión limítrofe con Bolivia por la provincia de Tarija  que dio lugar a una guerra entre la Confederación Argentina y la Confederación Peruano-Boliviana y tras las batallas de Iruya, Humahuaca y Montenegro, la Confederación Argentina perdió el dominio de esas tierras.

El conflicto limítrofe se resolvió mediante un tratado firmado el 10 de mayo de 1889 y modificado en 1891, por el cual Argentina cedía sus pretensiones sobre Tarija, y Bolivia cedía sus derechos sobre la Puna de Atacama, en ese momento en poder de los chilenos.

Para resolver este nuevo conflicto se apeló al laudo de un juez arbitral, el diplomático norteamericano William Buchanan, que en 1899 propuso otorgar a la Argentina el 75% de lo que reclamaba.

Transcurría la presidencia de Julio A. Roca quien decidió crear un territorio federal para mantener a la región protegida en caso de una invasión chilena.

Así, el 9 de enero de 1900 se creó y dividió en tres departamentos: Susques al Norte, Pastos Grandes o del Centro, y Antofagasta o del Sur.  Al poco tiempo Salta cedió al nuevo territorio el departamento de La Poma, cuya ciudad principal, San Antonio de los Cobres, fue designada capital.

El nuevo territorio estaba muy poco poblado y las condiciones de vida eran muy duras; se explotaba la minería: oro, plata, cobre, otros minerales, y sal, ya que allí se hallan los salares más grandes del país. 

En 1912 se decretó la iniciación de las obras del Ferrocarril al Pacífico: el Huaytiquina.
El comienzo de los trabajos trajo movimiento y entusiasmo a la ciudad de Salta y San Antonio de los Cobres, el poeta Juan Carlos Dávalos hizo el recorrido en un Ford T a San Antonio de los Cobres…

En 1943, el territorio de la Gobernación de Los Andes se dividió entre las provincias de Jujuy, Salta y Catamarca, considerándose que ya no tenía motivos para existir esa gobernación, por la incorporación definitiva al territorio, de la zona cedida por Bolivia, y por los reclamos fronterizos que Salta y Jujuy le hacían a dicha gobernación.  Por otra parte la estructura del territorio hacía difícil su progreso, y así terminó su breve historia,
 
San Antonio de los Cobres

Desde Salta se llega por la RN 51 - 159 Km.

Es un pueblo que nació más bien como refugio de pastores y mineros, pues es enorme la soledad en ese lugar, solamente algunas llamas y icuñas acompañan al hombre en medio de las imponentes montañas.

Hasta 1943 fue capital de la Gobernación de Los Andes y hoy en día es un cruce de caminos y punto de partida obligado para cualquier recorrido hacia el Oeste.  Está ubicada junto al río del mismo nombre y tiene una Iglesia, la de  San Antonio de Padua.

De noche las temperaturas son invariablemente bajas, con vientos continuos y ventiscas frecuentes; las lluvias son escasas.

En San Antonio de los Cobres se pueden adquirir tejidos y productos regionales y  otras de sus atracciones son las cumbres nevadas de los Cerros Chañi y Acay, las termas de Pompeya, de aguas terapéuticas; el viaducto La Polvorilla, verdadera obra de arte de ingeniería, a 64 m. de altura sobre el río y quebrada homónima.  Hay otros viaductos a lo largo de la línea ferroviaria Salta-Socompa, atravesando los salares de Pocitos y Arizaro.

El Tren a las Nubes

Recientemente restituido es realmente asombroso puesto que asciende a 4200 m. de altura, recorre 434 Km entre ida y vuelta, atraviesa 29 puentes, 21 túneles, 13  viaductos, 2 rulos y 2 zigzags. Estuvo inactivo casi tres años pero es una de las La renovación demandó 51.000 m de nuevos rieles y 20.000 durmientes, y además se reciclaron completamente los coches.

Realiza solamente dos paradas: una, en la estación de San Antonio de los  Cobres, y la otra, en el viaducto La Polvorilla.

En la localidad de Campo Quijano, a pocos kilómetros de la ciudad de Salta, un monumento rinde homenaje al Ingeniero Maury, constructor del sorprendente tendido ferroviario del Tren de las Nubes.

Dentro de la localidad hay un circuito turístico denominado Descubriendo San Antonio de los Cobres: paseo por el viejo molino de granos, la ex casa de la Gobernación de los Andes y una caminata ecológica por el cerro Terciopelo, desde donde se observan los salares y el nevado del Acay.

Desde San Antonio de los Cobres: se puede partir desde aquí para conocer viaducto La Polvorilla, Salinas Grandes, Cachi y los pasos de Socompa, Sico o Huaytiquina.
A Cerro Negro tras recorrer 8 Km. por la RN 40 y luego 5 Km. mas por huella.
A 18 Km. se halla Rangel y claramente visible tras el cerro en forma de cono.
Desde Rangel 10 Km. más adelante hasta el empalme con la RN 52 se toma hacia el Oeste y a los 36 Km se encuentra Susques; o cruzar la 52  y seguir por camino de tierra hasta los Petroglifos de las Barrancas, a 18 Km.

La Poma

Pintoresco pueblo ubicado a 50 Km de Payogasta, se accede por ruta de ripio.  Desde el punto de vista arqueológico, aquí están los llamados Graneros del Inca, silos altos y redondos, adornados con pinturas rupestres, para el almacenamiento del maíz,  construidos bajo los aleros de una gran cueva.  También podremos ver el Puente del Diablo, una formación natural por la que pasa el río Calchaquí y tiene dos volcanes llamados Los Gemelos.

Otra formación extraordinaria es Campo Negro, delante de Los Gemelos, una platea de piedra oscura con una larga pirca renegrida.

La hospitalaria La Poma fue destruida por un terremoto en 1930, y en la parte vieja aún viven los pobladores que se resistieron a abandonar el lugar.

Cómo llegar: Desde Salta por la R68 sentido El Carril, empalmando con la R33 que lleva a  Escoipe y la Cuesta del Obispo, y trepa hasta los 3348 msnm. en Piedra del Molino.  Allí se sale a la Recta de Tin Tin que atraviesa el Parque Nacional Los Cardones hasta Payogasta. 
Este recorrido tiene una extensión de 140 Km.

Otra forma de llegar es vía Cafayate: tomando la ruta 40 que atraviesa los valles llegando a Cachi luego de recorrer 165 Km; más 10Km y se llega a Payogasta.
Municipalidad de Payogasta: (03868) 496033

Tolar Grande

Camino a Tolar Grande se pasa por la estación Salar de Pocitos y el Valle de los Sueños, cruzando el Abra de Quirón, donde empieza el desierto: de allí en más, la tierra es roja, pasto amarillento y montañas peladas, más las ruinas de piedra, y hacia delante, el salar.  Tolar Grande alude a la presencia de la tola, una planta aromática de la región, muy utilizada en la preparación de las comidas

Valle de los sueños parece un paisaje marciano: la piedra roja se encierra en un laberinto de cerros y cuevas y el camino parece perderse para reaparecer a cada instante.
Tolar Grande es el punto de partida para otros recorridos, pero el viaje hacia allí es fascinante y estremecedor.

La Puna se entrega en toda su magnitud, al pie de los volcanes y nevados que forman la frontera con Chile; la sequedad y el brillo del sol tiñen de rojo y naranja todo lo que la vista alcanza.  La altitud es importante: 3.500m.s.n.m.; pero peor es la soledad.

Tolar Grande es un pueblo minero que hoy parece fantasmal, fundado alrededor de la estación del ferrocarril carguero que acostumbraba enganchar dos vagones para pasajeros; luego quedó sólo como tren de carga que viaja a Chile una vez por semana, y cuando las condiciones del clima se lo permiten.

Socompa  - Paso Argentina a Chile.

El camino del Tolar hacia Socompa se vuelve cada vez más lunar y enigmático.  Los tonos van variando del rojo del Tolar, al blanco del Salar de Arizaro, para hacerse cada vez más oscuros hasta convertirse en una isla negra en medio del salar, hiriendo la vista, provocando espejismos estremecedores.

En el camino se encuentra una cruz que recuerda a un alemán que, en 1930, quiso cruzar a pie a Chile para tomar el vapor en Antofagasta.  Lo encontraron al costado de la ruta, congelado.

Socompa es el volcán que da nombre al poblado; el único activo de la zona.  Lo único que hay en el paso a Chile son unos vagones abandonados y el puesto de la Gendarmería.  Socompa era también ruta de arrieros; a ambos lados del camino se adivinan restos fósiles de animales de cría que seguramente morían de frío en esos parajes helados.
A 13 Km. de Tolar Grande hay un pequeño cerro de sal de unos 50m. de alto con un túnel en la base que lo atraviesa de lado a lado.  El túnel esconde estalactitas blanquísimas y un secreto que le da el nombre, Cueva del Hombre Muerto: dicen que aquí se encontraron restos humanos, quizás de alguien que se animó a desafiar al frío y cayó derrotado.
Salinas Grandes   

Por  la Ruta Nacional 52, atravesando un bello y silencioso paisaje de curvas y contracurvas, tomando la Cuesta del Lipán y acompañandos por el río Purmamarca.  A la vera de la ruta se pueden ver algunos pueblitos minúsculos, como Saladillo donde vive un puñado de familias.
Poco antes de llegar a Salinas Grandes se cruza la Ruta Nacional 40.

El paisaje ya familiar hasta el momento, de tola y manadas de llamas, cambia de golpe para enfrentarse con el mar de sal.
Vale la pena experimentar la sensación de pasar unas horas un un salar, esa sobrecogedora inmensidad blanca a 3.600 metros de altura que guarda minúsculas señales de vida si se las sabe descubrir.

Es imprescindible llevar abrigo pues la temperatura cambia bruscamente, y anteojos de sol.    

Salinas Grandes, en el año 2004, fue homenajeada con un telefilm de Miguel Kohan del mismo nombre que cuenta la historia de un cosechero de sal que se enfrenta con la difícil decisión de tener que dejar a su familia en busca de mejores condiciones, y las contradicciones y desafíos que surgen de la conversación con su íntimo amigo que ha decidido quedarse.

Desviándose por la ruta 52 y tomando la provincial 74, 14 Km por ripio, se llega a Abdón Castro Tolay, pueblo fundado en 1910 en cuyas afueras, en el corazón de unas inmensas paredes de piedra como acantilados, están los petroglifos y pinturas rupestres que los antiguos dejaron como testimonio.

Santa Rosa de Tastil   

Ubicada a 75 Km. de Campo Quijano, en la Quebrada de las Cuevas, se asienta en las cercanías de un antiguo poblado que en épocas prehispánicas fue una importante ciudad habitada por más de 2.200 personas.

El 30 de agosto se celebra la fiesta de su patrona. Santa Rosa de Lima, pero en una clara demostración de sincretismo religioso, el rito católico es intercalado con las costumbres ancestrales.

La ciudad antigua tiene 12 ha. Y está ubicada en la cima de una montaña, constituyendo uno de los reservorios arqueológicos más importantes de la Argentina.  Ubicado en el camino del Inca que comunicaba la Puna con los Valles Calchaquíes, presenta 1.160 recintos de piedra, calzadas sobreelevadas, plazas, enterratorios y depósitos subterráneos.  En la plaza principal hay una piedra sagrada (wanka).

En diciembre de 1997 fue declarada Monumento Histórico Nacional por el Decreto 114/97.

  Central de Reserva de Hoteles de Salta